No tengo ni tele ni Internet en casa, pero siempre tengo algo que hacer. No hay día en el que no quiera ir a trabajar. Nunca consideré que competir en moto fuera un trabajo. Los camiones siempre han sido el objetivo principal, nada de ser el plan B si las cosas no funcionan. Así es la vida real y ahí es donde quiero estar.

También amo mis bicis. Compito en solitario en una carrera de 24 horas para mountain bikes en mitad del invierno escocés. Amo los dolores que me produce. Siempre estoy en busca de la siguiente carrera extrema, para ver si me consigue doblegar físicamente.

La mecánica ha sido una parte importante de mi vida. Cuando era más joven podía gastarme gran parte de mi salario en nuevas herramientas de “Snap­On”.

Cuando vuelvo del trabajo, hago 30 kilómetros en bici hasta casa y luego me pongo a trabajar en mi garaje, en nuevos proyectos para moto o retocando sus motores. Me encanta leer. Mi autor favorito es George Orwell. Sus libros, ‘1984’ y ‘Rebelión en la granja’ cambiaron mi vida. Leo todo tipo de libros, pero no soy lo suficientemente listo como para procesar todas las ideas con las que inundan mi cabeza.

He tenido algunos coches rápido, pero ninguno está a la altura de mi Volvo Amazon. Tiene un moderno motor de seis cilindros con un gran turbo. Es más rápido que un Ferrari. Fue construido por un tipo que trabajo en Koenigsegg. Lo compre hace un par de años, pero ya lo he destrozado dos veces.

Lo que mas me gusta de todo es mi perro, Nigel. Es un labrador, todavía es un cachorro, pero es increíblemente listo.